Prevención, educación e investigación a su alcance

Conocer más

Ejercicio y Cáncer

ejercicioEl ejercicio cada día más muestra sus innumerables beneficios en una gran variedad de enfermedades y el cáncer es una de estas. Múltiples estudios han demostrado que las mujeres que hacen ejercicio regularmente tienen un riesgo menor de desarrollar cáncer. El ejercicio disminuye el estrógeno en la sangre y esto ayuda a reducir el riesgo de cáncer del seno en una mujer. El ejercicio también reduce otros factores que inducen el cáncer como la insulina, que desempeña un papel importante en el mejoramiento del sistema inmunológico.

Estudios demuestran que las personas que practican ejercicio corren el cincuenta por ciento menos riesgo de desarrollar cáncer de colon en comparación con las personas sedentarias. El ejercicio aumenta la frecuencia de los movimientos del intestino y esto ayuda a eliminar las toxinas y los agentes cancerígenos, los cuales son factores que causan cáncer.

De acuerdo con las pautas nacionales de actividad física, una buena meta es hacer ejercicio por lo menos 30 minutos al día la mayoría de los días de la semana.

Quince minutos diarios de actividad física disminuyen el riesgo de muerte un 14% por cualquier causa, reducen un 10% las probabilidades de morir a causa de cáncer y aumentan la expectativa de vida en tres años.

Respecto a los pacientes  que tienen cáncer, la inactividad secundaria a los efectos  de la quimio y la radioterapia además de producir atrofia muscular puede producir disminución den la densidad de los huesos con reducción en la fuerza muscular y mayor riesgo de fracturas.

El ejercicio  beneficia de varias formas  a los pacientes con cáncer:
°Mejora la función cardiovascular, pulmonar, fuerza, coordinación y el balance muscular.
°Puede modular directa o indirectamente la respuesta inmunológica contra las células cancerígenas.
°Puede reducir algunos de los efectos secundarios del tratamiento de quimio y radioterapia, incluyendo los coágulos sanguíneos y la pérdida de la masa muscula.

El ejercicio mejora la motivación personal y la autoestima; incrementa las relaciones sociales
 Para ser efectivo y seguro, ele ejercicio debe ser prescrito en forma individual ya que se puede acompañar de riesgos para el paciente si no se hacen con la frecuencia e intensidad adecuada. Se recomienda hablar con el oncólogo sobre la posibilidad de realizarlo y, sobre todo, seguir sus consejos.